Seguinos en Facebook

Cambiar la conducta homosexual: ¿Tratamiento o nuevo nacimiento?


Juan 3:5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.:6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.

Este segundo escrito se debe a la multitud de e-mail que recibí respecto a este tema pidiendo ayuda espiritual.

La mayoría fueron familiares de personas, pero algunos correos fueron de las mismas personas pidiendo una guía de como salir de la conducta homosexual.

Pude contestar muchos correos de esos, pero otros no, por falta de más tiempo.

Pero al ver que muchas consultas se repetían, teniendo los mismos puntos en común, es por esa razón que hago este nuevo escrito para dejar por sentado un precedente Bíblico, que les guíe en esta situación.

Muchos que han consultado, han dicho que sus familiares homosexuales concurren a la iglesia asistiendo asiduamente y otros hasta están en alguna actividad involucrados.

La mayoría por supuesto, manteniendo su identidad homosexual en secreto, para la iglesia.

El punto en común que tenían todas las consultas, es que los familiares habían hecho todo lo posible para poder ayudar a la persona homosexual de que cambiara.

Consultando a pastores, o pidiendo guía espiritual pero sin resultado alguno.

Incluso personas que se identifican con esta orientación sexual preguntan: ¿Qué debo hacer para salir de esto? ¿Qué consejos debo seguir?

Hay al parecer detrás de las preguntas, una sensación que la solución a esto sería una especie de “tratamiento” a largo plazo.

Dejemos en claro algo como punto principal.

Lo que hay que tratar aquí no es una simple “conducta” para corregirla por medio de hábitos y buenos consejos, es una cuestión del alma y del corazón.

Hoy en día hay consejos y libros de autoayuda para todos los males.

Yo entiendo, que el pecado y el estado caído del ser humano, desde el punto de vista Bíblico no deben ser tratados como una mejora, sino como un cambio total.

Creo que la cuestión no pasa por un tratamiento sino por un nuevo nacimiento en Cristo.

Cuando la iglesia primitiva predicaba el evangelio, era un cambio sobrenatural y total del alma que por supuesto repercutía en la conducta del convertido.


1Co 6:9 ¿No sabéis que los injustos no poseerán el reino de Dios? No erréis, que ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones,10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los robadores, heredarán el reino de Dios.11 Y esto erais algunos; mas ya sois lavados, mas ya sois santificados, mas ya sois justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.

La Biblia nos habla en tiempo pasado: “erais algunos” de aquellos que fueron salvos por Jesucristo.

O creemos en el poder sobrenatural de Cristo que transforma el corazón, o no creemos.

No hay soluciones intermedias donde la homosexualidad se empieza a perder para ir ganando una conducta heterosexual.

Quizá la sicología del mundo pueda plantear este proceso, pero no el evangelio de Cristo.

El cambio que produce la conversión es total, y esto involucra el arrepentirse de los pecados, invocar el perdón de Dios, y creer en el sacrificio expiatorio de Cristo en la cruz.

Cuando el homosexual deposita su fe en Cristo para salvación, de verdad ocurre un cambio desde la esencia de su ser a través del Espíritu de Dios.

Por eso Dios dice en su Palabra: ya sois santificados y justificados.

Volvemos a repetir esto se trata no de un tratamiento sino de un nuevo nacimiento en el poder de Dios.

Juan 3:6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.

Debemos creer en la regeneración del Espíritu Santo, ya que de otro modo NO HAY CAMBIO POSIBLE.

Cuando una persona cree en Cristo, el Espíritu Santo viene a morar en el corazón, haciendo las cosas nuevas.

Como expresamos en el escrito anterior el homosexualismo a la luz de la Biblia es un pecado, y una desviación de la conducta natural del hombre o la mujer.

Jesucristo vino a hacer “todas las cosas nuevas” en la vida de los que creen en El.

2Co 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

¿Acaso Dios puede restituir la tendencia normal heterosexual?

Por supuesto que sí.

¿Qué acerca de los recuerdos de la mente de su antiguo estado?

Por supuesto que el cerebro mantiene imágenes y hechos del pasado.

Pero los recuerdos ahora son puestos en manos de Dios.

El con su guía puede sanar nuestros recuerdos pecaminosos y tentaciones.

Nuestra mente es puesta a disposición de Cristo, para que pensemos como El.

1Co 2:16 … Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.

No restemos importancia a la obra de Cristo en el corazón.

Creamos, no en tratamientos alternativos por el pecado, sino en el poder de la sangre de Cristo que limpia todo pecado.

De esta forma y solo de esta forma alguien será libre del pecado de la homosexualidad.

A través del nuevo nacimiento en Cristo.

1Jn 3:6 Cualquiera que permanece en él, no peca; cualquiera que peca, no le ha visto, ni le ha conocido.